El tiro deportivo con rifle: Un deporte con auge

Si practicas tiro deportivo, ya te habrás dado cuenta de que los rifles semiautomáticos están de moda para practicar este deporte. Tanto es así, que se puede hablar de un verdadero auge de este tipo de rifle.

Los rifles semiautomáticos, como todas las armas de este tipo, son los que emplean la energía del disparo para expulsar la vaina del proyectil disparado y meter en la recámara una nueva bala.

Armas muy precisas

Es importante que sepas que estas armas se consideran de alta precisión. En el caso del tiro deportivo, puedes encontrar varias modalidades de rifle, desde los más ligeros de la clase Varmint a los potentes BR-5 o los versátiles fusiles de miras abiertas, que son armas que no llevan los visores telescópicos.

En cuanto a los calibres, aunque hay muchos, los habituales son los 6 mm, el 222 y el 308, hasta un máximo de 8 mm. Es decir, podemos encontrar una variedad importante en cuanto a calibres y también en cuanto a calidades de la munición. Ten en cuenta estos detalles, puesto que una munición de mayor calidad, te permitirá hacer disparos más precisos, algo fundamental cuando estés practicando tiro deportivo a larga distancia.

Como aficionado, lo interesante de estas armas es que son prácticamente iguales a las que podrías emplear en caza u otras actividades, lo que te permitirá darles más usos.

El tiro de alta precisión

La Federación de Tiro Olímpico reconoce seis modalidades de tiro de Precisión en las que los rifles toman parte. La primera es Varmint, que utiliza armas generalmente del calibre 6 mm. Se trata de rifles creados específicamente para este propósito y con un peso máximo de 6,12 kg.  Para practicar esta modalidad,  sitúas el arma sobre una mesa y realizas series de cinco disparos sobre un blanco que está a 100 o 200 metros.

La modalidad de fusil de repetición se divide en dos categorías: Open y Stock. En la primera se utilizan rifles creados específicamente para esta prueba, mientras que en la segunda se admiten armas de serie que al menos tengan una tirada de 500 unidades anuales y que permitan el almacenamiento de la munición. Con estos rifles haces fuego apoyando el arma sobre un trípode delantero y un apoyo trasero, ambos sobre una mesa.

Otra modalidad es la de fusil de caza, en la que podrás utilizar rifles similares a la modalidad de fusil de repetición, pero con visores de seis aumentos como máximo. Por su parte, en la categoría de Miras Abiertas puedes utilizar armas producidas en serie con miras convencionales abiertas, sin visores.

Por encima se sitúa la modalidad BR 50, en la que se emplean rifles de calibre 22 de percusión anular y visores sin límite de aumentos. En este caso, colocas el arma sobre una mesa y los blancos están a 50 metros.

La categoría más alta en que puedes tomar parte con rifles es la F-Class, en la que se emplean armas de mayor peso y calibres más gruesos. En este caso, no se busca tanto la precisión como alcanzar el blanco, puesto que se suele situar mucho más lejos.

Acerca de D E P O R G O O

Blog deportivo donde se informa de las últimas novedades tanto de los clubes como de los jugadores.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *